Episodio 244 - Cómo usar los «disparadores» para no procrastinar

  ¿Qué es un disparador de la procrastinación?

  ¿Qué tienen en común las acciones en las que siempre procrastinamos?

  ¿Cómo podemos crear y usar disparadores propios que nos hagan no procrastinar?

  En este episodio vamos a profundizar en el estudio de la procrastinación, en las características que poseen las acciones en las que procrastinamos y cómo podemos usar esos elementos comunes para generar disparadores que nos lleven a ejecutar dichas acciones.

CONTEXTO: A todos nos une la procrastinación

  ¿Qué tienen en común la persiana de mi salón, mi carnet de identidad y ordenar las cartas de mi juego de cartas preferido?

  Todas llevan consigo uno o varios elementos que hacen que postergue el pasar a la acción y llevarlas a cabo.

  Todos somos procrastinadores. Absolutamente todos. Sin excepción. Forma parte de la naturaleza humana.

  Existen una serie de elementos comunes que pueden formar parte de las tareas o acciones que siempre postergamos.

  Conocer y tener en cuenta estos elementos nos permite la elaboración de SISTEMAS que nos acerquen a esos hábitos a los que necesitamos recurrir para no echar mano de la fuerza de voluntad.

 Lo único malo de la fuerza de voluntad es que se agota.

  En este programa hablamos mucho del poder de los sueños pero tener buenos objetivos y metas no es suficiente para hacer realidad nuestros sueños.

  Los sueños son muy necesarios. Son la esencia de la vida.

  Pero para llevar a cabo acciones que nos acerquen a nuestros necesitamos sistemas. Sistemas basados en hábitos y hábitos construidos a base de acciones que huyen de la procrastinación.

Elementos que tienen en común las acciones en las que procrastinamos

  ¿Cuáles son las características más comunes de las acciones en las que procrastinamos?

  • Dificultad: Suelen tener un alto grado de dificultad o que necesite de una elevada concentración
  • Aburrimiento: Nos resulta aburrida su ejecución.
  • Frustrante: Nos expone a nuestras habilidades y al malestar que nos supone aprender una nueva. (salir de la zona de confort)
  • Carente de motivación. Tanto intrínseca como extrínseca (en ocasiones no hemos profundizado realmente en el estudio de si nos motiva o no)
  • Desestructurada. No comprendemos o somos conscientes de todas sus partes y de la relación entre ellas.
  • Sin sentido ni coherencia. No pensamos que tenga una finalidad importante o significativa.
  • Ambigüedad. No es concreto y su función y finalidad no está bien definida.

El concepto de “trigger” o disparador de las acciones que se convertirán en hábitos

  La palabra inglesa “trigger” se define como desencadenador o disparador. 

  También la podemos conectar a conceptos como conductor (drive), provocador (provoke), incitador (incite) o inductor (induce)

  Sería algo así como ese elemento en concreto que nos hará ponernos manos a la obra y que facilitará que pasemos a la acción sí o sí, evitando crear excusas que nos lleven directamente a la procrastinación.

  Puede ser desde un pensamiento, hasta una cosas o una persona.

  Todo depende de nosotros y de conocer cómo funcionamos.

Cómo creamos los disparadores del hábito

  Como hemos estado viendo durante todo el episodio existen cosas que casi siempre funcionan muy bien.

  Buscarse un compañero, ofrecernos recompensas, dar sentido a lo que hacemos o descomponer las grandes tareas en pequeñas acciones son alternativas muy buenas para huir de la procrastinación.

  La imaginación y el atrevimiento son dos condiciones muy interesantes que nos harán crear mejores disparadores de la acción.

  En mi caso por ejemplo a mí me funciona muy bien lo que yo llamo los primeros 10 minutos críticos.

  Cuando tengo que realizar una tarea o una actividad que reúne algunos de los mejores componentes de la procrastinación me concedo esos primeros minutos. 

  En el momento en que ya estoy metido en la tarea (con las manos en la masa) y voy cogiendo velocidad, ya es muy complicado de deje de hacerlo hasta no terminar la tarea y mi compromiso.

  Tomando las características de las que hablamos al principio del episodio:

  • Frente a la dificultad: Pide ayuda o busca un socio. Trabaja codo con codo con un compañero de locuras.
  • Frente al aburrimiento: Libro electrónico, formación o escuchar un Podcast. Aquí la categorización juega un papel crucial.
  • Frente a la frustración: Los pomodoros funcionan muy bien. Pequeñas tareas en intervalos de tiempo pequeños.
  • Frente a la motivación: La gamificación y las gratificaciones son un aliciente muy bueno.
  • Frente a la estructura: Ordenar por complejidad y probabilidad de éxito es lo mejor para evitar esa sensación de incapacidad.
  • Frente al sentido y la coherencia con nuestras creencias y valores: La lista de para qué no permite reflexionar y conectar con partes de nosotros que desconocemos y vincularnos a esas tareas que no considerábamos importantes.
  • Frente a la ambigüedad: En este sentido el Foco y el diseño de un ruta hacia el objetivo es esencial para encontrarle un fundamento claro.

  <<<<< >>>>>

  Espero que te haya gustado el artículo y que lo encuentres interesante y de valor.

  Si te surge alguna duda o tienes cualquier tipo de pregunta no dudes en utilizar cualquiera de los canales que tienes a tu disposición para contactar conmigo y un millón de gracias por tus opiniones y valoraciones en iTunes, iVoox, Spotify etc.

Me encantaría que te tomaras unos minutos y me respondieras al siguiente cuestionario para saber más de ti y cómo te puedo ayudar. Pincha en el siguiente enlace y permíteme conocerte mejor.

Cuestionario de la Web

  Un abrazo muy fuerte.

  Nos vemos en el camino.

  Álex.

Puedes escuchar el podcast en las siguientes plataformas: