Episodio 276 - La falacia de la planificación

  ¿En qué consiste la falacia de la planificación?

  ¿Cuando incurrimos en la falacia de la planificación?

  En el episodio de hoy vamos a hablar de la falacia de la planificación, de los motivos y causas que afectan a que seamos tan falibles a la hora de pronosticar fechas de entrega o finalización de proyectos y de algunas acciones que podemos realizar para no caer en este tipo de sesgo.

¿En qué consiste la falacia de la planificación?

  Los seres humanos por regla general somos tremendamente inexactos y falibles a la hora de pronosticar cuánto tardaremos en realizar una tarea, trabajo o proyecto.

  Para definirlo de una manera más técnica Kaneman y Tversky explicarían que este sesgo es la tendencia que tenemos las personas a subestimar los tiempos, costos y riesgos para terminar proyectos, acciones o trabajos y a la vez sobrestimamos los beneficios de las acciones llevadas a cabo.

  En unos de los estudios más famosos que se han llevado a cabo para comprobar este sesgo se  les pidió a 87 estudiantes que estimaran el tiempo que les llevaría terminar su tesis de fin de grado.

  La media estimó que tardarían en torno a unos 34 días.

  Tan sólo lo lograron el 30% y el tiempo promedio real para terminar la tesis fue de 55,5 días.

  Esto no sólo le ocurre al ciudadano de a pie (como dice mi madre) a ti o mí. Ocurre en gobiernos, organismos e instituciones. Ocurre en todos los entes o elementos en los que intervenga el ser humano

  No es que no queramos con todos nuestros esfuerzos y mejores intenciones realizar buenas estimaciones, es que a menudo no tenemos en cuenta además de nuestros sesgos (entre los más destacados el optimista) las circunstancias que nos rodean y otros inconvenientes tanto internos como externos.

  ¿Qué podemos hacer cuando para no caer en la falacia de la planificación?

  Hemos hablado de la importancia de las circunstancias personales, los eventos futuros y quedar atrapados en tareas repetitivas y tediosas (como por ejemplo la burocracia y elementos parecidos)

  Tenemos la oportunidad de realizar diferentes acciones que nos permitan tomar un mayor control de los datos que necesitamos para mejorar nuestras predicciones.

  Primero. Utiliza los datos “reales” que tienes a tu favor ¿Cómo se hace esto? Simplemente trackeando o chequeando todos los procesos. 

  Imagina que deseas crear un curso determinado ¿No crees que sería una gran idea trackear todo cuanto haces, etiquetando cada proceso?

  • Investigación (X minutos)
  • Guión y redacción (X minutos)
  • Grabación (X minutos)
  • Revisión y redacción (X minutos)
  • Marketing (X minutos)

  ¡Piénsalo! Esto no sólo te servirá para determinar un precio de tu producto sino que tendrás un conocimiento real de lo que has invertido en cada cosa juntos con un historial de inconvenientes y obstáculos.

  Segundo. Establecer “Plazos importantes e inexorables”. Es cierto que no somos muy buenos cumpliendo o acercándonos con precisión a las predicciones pero si solemos cumplir con las fechas límite.

  Tercero. Hablamos mucho de Parkinson y Pareto pero olvidamos la Ley de Murphy. Este ingeniero espacial americano era un poco cenizo con su comentario pero el caso es que su predicción se cumple en numerosas ocasiones (más de las que nos gustaría)

  Este tipo decía que “cualquier cosa que tuviera una mínimo de posibilidad de salir mal, saldrá mal”

  A ver, pensamos que somos muy optimistas en el pasado pero estamos muy confiados en que actualmente lo estamos siendo muy realistas … Error !!

  Los expertos aconsejan que tengamos en cuenta la ley de Murphy  que a nuestra predicción le agregamos un 20% más de lo que estimamos.

  Cuarto. Manejarnos en diferentes escenarios ayuda a afinar el disparo:

  • Peor escenario (Si todo sale mal)
  • Escenario más optimista (Si todo sale a pedir de boca)
  • Escenario más probable (El que nos dicen los datos reales de nuestros históricos)

  Sumamos los tres escenarios y lo dividimos entre 3 y esa será una estimación media casera y para toda la familia 😀

  Quinto. Aprendizaje Vicario. Aprendemos por observación e imitación. Aprenda de personas que cumplen con sus compromisos, con sus trabajos y proyectos y que sepan (y esto es MUY IMPORTANTE) explicar y comunicar de manera efectiva su metodología.

  Recordad que es condición indispensable para ser competentes. Saber algo, ponerlo en práctica, conseguir resultados y saber comunicarlo y explicarlo para que otros lo implementen.

 Existen infinidad de libros, tratados, estudios, biografías y trayectorias de personas de negocios de las cuales se puede aprender muchísimo sobre gestión de recursos y recordad que el tiempo es uno de los recursos más preciados en nuestra vida, si no el que más.

<<<<< >>>>>

  Espero que te haya gustado el artículo y que lo encuentres interesante y de valor.

  Si te surge alguna duda o tienes cualquier tipo de pregunta no dudes en utilizar cualquiera de los canales que tienes a tu disposición para contactar conmigo y un millón de gracias por tus opiniones y valoraciones en iTunes, iVoox, Spotify etc.

Me encantaría que te tomaras unos minutos y me respondieras al siguiente cuestionario para saber más de ti y cómo te puedo ayudar. Pincha en el siguiente enlace y permíteme conocerte mejor.

Cuestionario de la Web

  Un abrazo muy fuerte.

  Nos vemos en el camino.

  Álex.

Puedes escuchar el podcast en las siguientes plataformas: