Episodio 275 - Sesgo del aumento del compromiso

  ¿En qué consiste el sesgo del aumento del compromiso?

  ¿Cuando incurrimos en el sesgo del aumento del compromiso?

  En el episodio de hoy vamos a hablar del sesgo del aumento del compromiso, de su parecido con un sesgo que ya hemos revisado en el Podcast como es el sesgo del costo hundido y sobre lo que podemos hacer para no incurrir en él.

¿En qué consiste el sesgo del aumento del compromiso?

  Este tipo de sesgo fue descrito e investigado por primera vez en 1976 por Barry Staw y trataba de describir y dar explicación a la tendencia que tenemos las personas de incrementar el compromiso y los recursos con respecto a una acción en curso en función de la inversión acumulada realizada.

  Como hablábamos en el sesgo del costo hundido la inversión puede incluir muchos activos como son: tiempo, esfuerzo, dinero, etc.

  Pero es que además este sesgo se manifiesta también en una proceso psicológico llamado “aumento irracional del compromiso” para explicar a esas situaciones en las cuales las personas podemos tomar decisiones irracionales en función de decisiones racionales del pasado o justificar decisiones que ya hemos tomado (y no deseamos volver atrás en nuestras palabras y actos)

  Existen una serie de factores que intervienen y determinan al aumento irracional del compromiso:

  • Factores sociales (la llamada presión de nuestro iguales)
  • Factores psicológicos (como las apuestas y los compromisos)
  • Factores culturales (propios de nuestra cultura, situación o entorno)

  ¿Cuáles son las consecuencias de caer en este tipo de sesgo del aumento del compromiso?

  Las consecuencias son casi siempre las mismas y es que lo que empezó con una elevada carga racional se va transformando poco a poco en un compromiso irracional que nos lleva a diferentes tipos de pérdidas.

  El mejor ejemplo lo tenemos en el experimento de la subasta de un dólar.

  Imagina que participas en la subasta de una dólar con las siguientes condiciones:

  • El dólar será entregado a la personas que haga la puja más alta, teniendo evidentemente que pagarla.
  • El participante que ofreció inmediatamente la puja inferior también debe de pagar el valor pero sin obtener nada a cambio.

  La puja comenzaría con un centavo e iría subiendo hasta el punto de llegar ambos apostadores a la zona de 98 y 99 centavos. que sería cuando entrarían en pérdida 

  ¿Por qué?

  El jugador que puja 99 centavos o bien puja por un dólar y un centavo y pierde 1 centavo o lo deja y pierde 99 centavos.

  Al parecer en este juego los dos jugadores llegaban  a seguir pujando con el único beneficio de limitar sus pérdidas.

  Nos encontramos muchos de esos ejemplos en la vida real y sobre todo en el mundo del emprendimiento.

  A lo mejor es hora de no mirar atrás y mirar hacia adelante.

<<<<< >>>>>

  Espero que te haya gustado el artículo y que lo encuentres interesante y de valor.

  Si te surge alguna duda o tienes cualquier tipo de pregunta no dudes en utilizar cualquiera de los canales que tienes a tu disposición para contactar conmigo y un millón de gracias por tus opiniones y valoraciones en iTunes, iVoox, Spotify etc.

Me encantaría que te tomaras unos minutos y me respondieras al siguiente cuestionario para saber más de ti y cómo te puedo ayudar. Pincha en el siguiente enlace y permíteme conocerte mejor.

Cuestionario de la Web

  Un abrazo muy fuerte.

  Nos vemos en el camino.

  Álex.

Puedes escuchar el podcast en las siguientes plataformas: