Episodio 259 - Sesgo del costo hundido

  ¿Qué es el sesgo del costo hundido?

  ¿Cuando incurrimos en la falacia del costo hundido?

  En el episodio de hoy vamos a hablar del sesgo cognitivo del costo hundido, de cuando incurrimos en él y de lo que podemos hacer para evitar caer en este tipo de pensamiento sesgado.

¿En qué consiste el sesgo del costo hundido?

  Cuando realizamos un tipo de inversión en una acción, idea o proyecto determinado, agregando un número de recursos tales como tiempo, dinero o energía vital, los seres humanos esperamos y necesitamos tener un retorno de la inversión (hasta ahí es todo bastante normal)

  Pero a veces ocurre que ese retorno en ningún momento nos llega y nuestras expectativas no se cumplen.

  Además a esto le podemos sumar que no sólo no se cumplen nuestras expectativas sino que además las cosas se van complicando aún más. Aparecen nuevos problemas, el proyecto necesita de más recursos y las nuevas acciones que implementamos parecen que siguen sin funcionar y llevarnos a buen puerto.

  Cualquier persona racional diría “No sigas adelante” “Esto no funciona” “¿Por qué no lo dejas?”

  Pero sin embargo tú no dejas de pensar que con la cantidad de recursos que has empleado (dinero, esfuerzo, tiempo, energía vital y emocional) no puedes dejarlo. Has invertido demasiado y no puedes perder toda esa inversión.

  Esto es lo que llamamos el “sesgo del costo hundido”

  Estamos tomando una decisión en base a lo que hemos invertido. En esos costes que ya no se pueden recuperar.

  Encontramos ejemplos de este coste en innumerables ocasiones en nuestro día a día.

  Una relación que no va a ninguna parte y que no queremos terminar, un proyecto que no funciona y seguimos invirtiendo tiempo y dinero, esa compra impulsiva de algo que no nos gusta ya y a la que estamos atados emocionalmente y no que no queremos vender por miedo a perder dinero, unos estudios de algo que no nos motiva.

  ¿Qué podemos hacer cuando caemos en la falacia del costo hundido?

  • Pedir la opinión de un profesional que no esté atado emocionalmente a esa decisión o proyecto.
  • Aceptación de la derrota en forma de aprendizaje (Los errores también tienen su propio valor)
  • Calcular el coste de oportunidad (¿Cuánto estás perdiendo por hacer eso que haces?)
  • Dejarnos caer a los extremos ¿Qué es lo mejor y lo peor de mantener este proyecto?
  • Detectar el miedo subyacente que se esconde de tomar esa decisión.

<<<<< >>>>>

  Espero que te haya gustado el artículo y que lo encuentres interesante y de valor.

  Si te surge alguna duda o tienes cualquier tipo de pregunta no dudes en utilizar cualquiera de los canales que tienes a tu disposición para contactar conmigo y un millón de gracias por tus opiniones y valoraciones en iTunes, iVoox, Spotify etc.

Me encantaría que te tomaras unos minutos y me respondieras al siguiente cuestionario para saber más de ti y cómo te puedo ayudar. Pincha en el siguiente enlace y permíteme conocerte mejor.

Cuestionario de la Web

  Un abrazo muy fuerte.

  Nos vemos en el camino.

  Álex.

Puedes escuchar el podcast en las siguientes plataformas: